Cómo hacerse

Donante de médula ósea

Registros de donantes voluntarios.

Los millones de posibles combinaciones de los distintos antígenos HLA dificultan la localización de un donante no familiar compatible con un paciente determinado. Afortunadamente, para realizar un trasplante con éxito, no es necesario que el sistema HLA del donante y del receptor sean totalmente idénticos. A pesar de ello, la única forma de localizar donantes suficientemente compatibles para un paciente es disponiendo de información sobre los antígenos HLA de una gran cantidad de posibles donantes. Para posibilitar la localización de dichos donantes se han creado registros de donantes voluntarios en todos los países desarrollados.

En España esta labor ha sido encomendada al Registro de Donantes de Médula Ósea (REDMO), creado en 1991, por la Fundación Internacional Josep Carreras. En 1994, REDMO fue nombrado, por el Ministerio de Sanidad, Registro Nacional para la búsqueda de donantes de médula ósea para los pacientes españoles y de donantes españoles para los pacientes extranjeros. REDMO puede realizar esta labor gracias a que todas las Comunidades Autónomas le han dado acceso a sus ficheros de donantes voluntarios.

Donantes Voluntarios.

Clásicamente se ha dicho que podía ser donante voluntario de progenitores hematopoyéticos cualquier persona con buena salud y con una edad comprendida entre los 18 y 40 años. Sin embargo, en la actualidad, dado que el registro de donantes español es ya uno de los más importantes de Europa, y que localizamos un donante compatible para más del 85 % de los pacientes que lo requieren, se tiende a priorizar la «calidad» de los donantes sobre su «cantidad». Esta tendencia internacional es una consecuencia tras haber comprobado, en repetidos  estudios, que la probabilidad de éxito del trasplante guarda una estrecha relación con la edad del donante. Así, cuanto más joven es el donante, mejores resultados. Ello ha llevado a que, de forma progresiva, se vaya limitando la edad máxima de los donantes a los 40 años.

Si piensas registrarte como donante, deberás:

  • Facilitar tus datos básicos (edad, dirección, teléfono y breve historial clínico).
  • Aceptar que te sea extraída una muestra de sangre (o de saliva) para estudiar tus características de histocompatibilidad y que una pequeña cantidad de la misma sea guardada en el laboratorio. Esta muestra de reserva posibilita que, en caso de  aparecer un paciente compatible contigo, pueda ampliarse el estudio sin necesidad de realizar una nueva extracción.
  • Aceptar que tus datos básicos y de compatibilidad sean introducidos en la base de datos de tu Comunidad Autónoma y que luego sean cedidos a REDMO, para que este registro pueda realizar su labor. En el momento del registro se otorga un código único a cada donante de forma que su identidad queda siempre protegida (Ley Orgánica 13/1999). A su vez REDMO incorpora la información básica codificada sobre su compatibilidad en la Red Mundial de Donantes Voluntarios de progenitores hematopoyéticos.

Contraindicaciones para la donación.

La donación de progenitores hematopoyéticos está formalmente contraindicada en personas con determinadas enfermedades.

Por ello, antes de inscribirte, debes cerciorarte de que no padeces alguna de las siguientes: 

  • Hipertensión arterial no controlada.
  • Diabetes mellitus insulinodependiente.
  • Enfermedad cardiovascular, pulmonar, hepática, hematológica u otra patología que suponga un riesgo sobreañadido de complicaciones durante la donación.
  • Enfermedad tumoral maligna, hematológica o autoinmune que suponga riesgo de transmisión para el receptor.
  • Infección por virus de la hepatitis B o C, virus de la inmunodeficiencia adquirida (SIDA) o por otros agentes potencialmente contagiosos.
  • Algún factor de riesgo de SIDA (anticuerpos anti-VIH positivos, drogadicción por vía intravenosa, relaciones sexuales múltiples, ser pareja de uno de los anteriores, ser hemofílico o pareja sexual de hemofílico, lesiones con material contaminado en el último año).
  • Haber sido dado de baja definitiva como donante de sangre (con unas pocas excepciones que se analizarán en cada caso).

Además de las anteriores son contraindicación de la donación de progenitores de sangre periférica:

  • Tener antecedentes de enfermedad inflamatoria ocular (iritis, epiescleritis) o fibromialgia.
  • Tener antecedentes o factores de riesgo de trombosis venosa profunda o embolismo pulmonar.
  • Recibir tratamiento con litio.
  • Tener recuentos de plaquetas inferiores a 120.000 ml.

Son contraindicaciones temporales:

  • El embarazo, ya que tras el alumbramiento y una vez concluida la lactancia se puede ser donante.
  • Los tratamientos anticoagulantes o antiagregantes (con aspirina, dipiridamol o similares), en función de su duración.

Existen otros muchos procesos no incluidos en los anteriores listados que pueden dificultar la donación: obesidad mórbida, malformaciones del cuello o la columna vertebral, posibles alergias a los anestésicos y déficits enzimáticos familiares, entre otros; por ello, es recomendable que todo candidato consulte su caso particular antes de inscribirse como donante ya que algunas  patologías contraindican la donación de médula ósea pero no la de sangre periférica, y viceversa.

Cómo hacerse donante.

Si cumples los requisitos antes mencionados y deseas inscribirte como donante voluntario basta con seguir las siguientes instrucciones:

  1. Infórmate ampliamente sobre qué implica registrarse como donante. Puedes encontrar información sobre la donación en las webs de la Organización Nacional de Trasplantes www.ont.es o de la Fundación Josep Carreras www.fcarreras.org. En Galicia, la web de referencia es ADOS. Es muy importante ver los vídeos y leer con detenimiento el documento de Consentimiento Informado, así como el reverso del documento de inscripción en el Registro.
  2. Consulta todas las dudas derivadas de la información recibida en el centro de donantes que te corresponda según tu domicilio (véase listado en las páginas web mencionadas).
  3. Llama por teléfono al Centro de Referencia de Donantes de tu Comunidad Autónoma (Centro de Transfusión de Galicia – 900 100 828) para acordar el día y la hora en que podrás ser  recibido para efectuar el registro. El día que acudas a tu Centro de Referencia deberás:
    • Ampliar la información sobre la donación y aclarar todas las dudas que puedas tener.
    • Rellenar con letra clara y mayúscula todos los apartados del documento de inscripción en el Registro.
    • Firmar el documento de inscripción en el Registro.
    • Hacer firmar el mismo documento a un testigo (familiar, amigo u otra persona presente en el momento de su firma).
    • Permitir que te extraigan una pequeña muestra de sangre (no es necesario estar en ayunas) para realizar las pruebas de compatibilidad.

En el momento en que tu centro de donantes introduzca tus datos en su fichero de donantes recibirás un SMS de REDMO dándote la bienvenida a la comunidad de donantes. Ten en cuenta que  no todas las Comunidades siguen idénticos procedimientos. Mientras algunas incluyen los datos en el registro de forma inmediata, otras lo hacen cuando disponen de toda la información necesaria, por lo que puede existir variabilidad en el tiempo de recepción de dicho SMS.

Activación de la donación.

Una vez incorporado en la red mundial de donantes se empieza a comparar tu compatibilidad con la de pacientes de todo el mundo que están en búsqueda de donante. La probabilidad de localizar un paciente compatible contigo y de que la donación llegue a hacerse efectiva es relativamente baja (1 de cada 2.500-3.000 donantes).

Si se establece que tienes una buena compatibilidad con un paciente serás citado por tu Centro de Referencia para:

  1. excepcionalmente efectuar una nueva extracción de sangre para ampliar el estudio del sistema HLA. Ello podría ocurrir tan solo en el supuesto de que no se hubiera guardado parte de la muestra que entregaste al registrarte, o bien
  2. efectuar una nueva extracción de sangre para realizar una confirmación de compatibilidad en el centro donde se realizará el trasplante. Mediante esta extracción se analizan además una serie de parámetros que permiten saber si tienes o has tenido alguna enfermedad infecto-contagiosa y cómo funcionan tus principales órganos (hígado, pulmón, riñones). Antes de realizar dicha extracción te volverán a preguntar si deseas seguir adelante con la donación.

Una vez confirmado que eres el mejor donante, te informarán sobre el tipo de progenitores que precisa el paciente (médula ósea o sangre periférica) y te preguntarán, por última vez, si estás de acuerdo en seguir adelante con la donación. Todo donante puede negarse a serlo en cualquier momento, pero debes recordar que cuando el paciente ha iniciado el tratamiento de preparación para el trasplante, la no donación significaría su muerte.

La decisión de emplear medula ósea o sangre periférica, depende exclusivamente de las necesidades del enfermo, ya que en determinadas enfermedades y situaciones clínicas es preferible una u otra. Tan solo en el supuesto de que el donante tenga un problema que contraindique una anestesia se acepta que lo sea exclusivamente de progenitores de sangre periférica. No obstante, y como no podría ser de otra forma, independientemente de qué producto sea el mejor para el paciente, la decisión acerca del tipo de donación siempre es del donante.

Características de la donación.

Es importante recordar que toda donación de progenitores hematopoyéticos debe cumplir la normativa establecida por el Real Decreto Ley 9/2014 que regula la utilización de tejidos humanos. Los aspectos más destacables de toda donación son:

  1. Confidencialidad: en ningún caso podrán facilitarse ni divulgarse informaciones que permitan la identificación del donante y/o del receptor.
  2. Gratuidad: en ningún caso se podrá percibir compensación alguna por la donación ni se exigirá pago alguno al receptor.
  3. Finalidad terapéutica: la obtención de progenitores hematopoyéticos sólo podrá tener una finalidad terapéutica.
  4. La obtención de progenitores hematopoyéticos solo podrá realizarse en centros debidamente autorizados, localizados en zonas lo más cercanas posibles al lugar de residencia del donante, y dentro del territorio nacional.

Evidentemente, el no percibir compensación económica alguna no excluye que al donante se le compensen todos los gastos derivados de la donación (desplazamientos y alojamiento para él/ella  y un acompañante, así como las dietas establecidas por la normativa vigente si la extracción se realiza en una ciudad distinta a la de su residencia habitual) y, si fuera necesario, el valor de las jornadas laborales perdidas.